Beijing, China

dimarts, 12 d’octubre de 2010

Cienfuegos y Trinidad, adiós Joaquín, ¡que bueno que viniste!



Tras la fugaz visita al monumento al Ché de Santa Clara, llegamos ya de noche a Cienfuegos. Es llegar, sin alojamiento, y una bici nos acompaña amablemente hasta la zona cercana al malecón donde nos enseña una casa particular legal, la casa de Alfredo, que por 15 CUC tenemos habitación para dos, todo bien como siempre con este tipo de casas. Charlamos un poco con Alfredo y la familia allí reunida y el cuerpo nos pide marcha. Preguntamos y ya con la información de adónde ir nos sumergimos en la noche cienfueguil. Tras comer algo rápido y barato en uno de los bares situados enfrente del Malecón nos vamos hacia el antro para bailar. Primero asistimos al tramo final de un show de un cómico y tras éste, la sala (al aire libre) se convierte en sala de baile con música y cubanas a manta en busca de money money. Nosotros, a nuestro aire, aunque interaccionando con la gente del lugar y acompañados del inseparable mojito. La pasamos muy bien, y con Joaquín acabamos la noche sentados en una terraza charlando con un grupo jóven de cubanos simpáticos.

Image9 Image7 Image3 Image1

Image2

Al día siguiente, nos aseguramos gracias a Alfredo otra casa por el mismo precio en Trinidad, nuestro próximo destino. Recogemos, nos despedimos de Alfredo y su familia y nos vamos de visita al centro, donde hay el precioso Parque Jose Martí y ya en la zona más cercana al Malecón admiramos las lindas casas coloniales. Después y antes de partir hacia Trinidad en la tarde, vamos a la playa de Rancho Luna (sucia y descuidada, aunque bonita desde lejos para la foto).

Image10 Image4 Image5 Image8 Image6 Allá, Jose y Joaquín contratan el equipo de snorkel y se van por espacio de hora y media aprox a la zona de los corales (100 – 150m) un rato disfrutando de la diversa y colorida flora y fauna marina (cuentan que genial!). Ya de camino a Trinidad, se nos cae el día y decidimos parar en mitad de la carretera al lado de un criadero de camarones a disfrutar de otra linda y maravillosa puesta de sol (fotos y saltos como no amenizan el rato). Seguidamente, tomamos nuevamente la carretera rumbo a Trinidad, donde ya nos esperaba Eloida, la dueña de nuestra siguiente casa particular.

Image11 Image12 Ya es septiembre! Como pasa el tiempo, al menos así lo parece, aunque echando la vista atrás,madre mía, parecen siglos cuando empezamos..

Image13 Image17Image22  A la noche, toca “la última cena con Joaquín” ya que al día siguiente se va para Habana de regreso con el coche para coger el vuelo a España, vuelta al curro, a levantar el país. Es una cena especial, amenizada con vino y jamón además de la rica comida preparada por Eloida, ensalada, arroz, sopa, carne. La mañana del día 3 de septiembre sólo sirve para que Joaquín visite fugazmente el casco histórico de Trinidad para tener el concepto de la ciudad pero hacia las 11.30h y para tristeza nuestra, Joaquín se vuelve al coche, snif snif, te echaremos en menos!!!!... que la pases bien en tu “casita” a la vuelta, jeje. GRACIAS JOAQUÍN POR ESTOS DÍAS COMPARTIDOS EN CUBA!

Image14 Image18 Image19 Image20 Image21 Con Jose, tras conversar sobre lo que nos queda por visitar en Cuba, como vamos de presupuesto, y demás, decidimos pasar unos días más (cinco noches más) en Trinidad, sitio Patrimonio de la Humanidad, por su casco histórico, y lugar de encanto y tranquilidad para nosotros.

 

En Trinidad visitamos un día la playa de Ancón (1 CUC ida y vuelta en bus, está como a 15' en bus), ciertamente bonita, lugar de paz y relax para tomar el sol, leer, siestear... aunque para variar el agua del mar caliente tipo sopa con fideos.

Image15 Image16 Image23 Image24 Image26 Image25 Hemos mirado de hacer tours a Valle de los Ingenios y Topes de Collantes pero son precios elevados Nos perdemos muchas cosas por pensar en el viaje en global, pero lo asumo, todo no puede ser. Y en Cuba se gasta mucho dinero. En Trinidad, como decía, días de relax, visitas a la Casa de la Trova y La casa de la música para ver y escuchar auténtico ritmo cubano, salsa y el son. Charlar con la gente. Nos encontramos por cierto nuevamente con Nuria y Alberto (la pareja de Badalona que conocimos en las cascadas de Soroa)!, que bueno veros chicos. Pasear por sus calles. Salir de noche y bailar en la Casa de la música. Una tarde conocí un grupo de nada más y nada menos que 6 catalanas que estaban de ruta con un tour organizado y sólo tenían como hora y media en Trinidad, que nos la pasamos de paseo por la calle de puestos de artesanía y charlando un poco de Barcelona y de mi viaje. Que placer!

Día 8 se septiembre, siguiente destino, Camagüey!! Ciaooo
Image27 Image28 Image29 Image30

1 comentari:

Lulumorenilla ha dit...

Trinidad...para mi, IM-PRE-SIO-NAN-TE!!! que bueno leerte!!!!!! Sigue disfrutando!