Beijing, China

diumenge, 26 de desembre de 2010

Phnom Penh, capital de Camboya.



Image14 Image15 Image1 Llegamos a la terminal en Phnom Penh sobre las 20h tras un viaje que no se me hace demasiado largo entre la siesta que me he pegado y las charlas. Nos espera un chico con un cartelito con mi nombre (Mr. August Rocafull). Nos ha contactado el conductor de tuk tuk de Siem Reap y ya sabíamos que nos esperaría a nuestra llegada.

Nos acompaña con un tuk tuk un poco destartalado a King Guesthouse y allá, tras un poco de discusión con el precio, pues nos habían dicho que por 8$ dormiríamos los tres y nos dimos cuenta que los precios no iban por allí (nos pedían 13), nos acabamos quedando por 10$ en una habitación de 3 camas, baño privado, TV, ventilador y wifi gratis. Igualmente, muy buen precio. El tipo del tuk tuk nos mete prisas de mala manera (tiene prisa) para quedar para mañana y visitar los sitios turísticos, no nos gustan sus maneras, que le den. Ya nos buscaremos la vida por la mañana, no será por tuk tuks.

Jose no tiene hambre y con Míriam nos vamos a ver si encontramos algo abierto a estas horas, es algo tarde. Tenemos suerte y encontramos un restaurante pequeño y donde apenas hablan inglés casi nada. Pedimos arroz con pollo. Tengo incluso que llegar a ir a la cocina para señalar que quiero salsa de soja, juas. Eso si, son muy simpáticos y todo son atenciones. Con el estómago lleno, a la cama.

Es domingo 19 de diciembre y hoy las embajadas están cerradas. Salimos a la calle a ver si encontramos un sitio agradable donde desayunar. Tras un paseo por la calle que bordea el río Mekong y donde se ubican muchos locales “occidentales” y donde en la noche es zonaIMG_7628 de ambiente nos metemos en uno con terraza que se llama Mekong river y que tiene un desayuno buffet!!!!! de 7.30 a 11.30am. Son 2,75USD y son las 11.40am.  Aixxxx, tras pedirlo por favor nos dejan usar el buffet que aún no esta acabado. Buahhh bollería (donuts incluidos), pan de molde con mantequilla y mermelada, huevos revueltos, fritos, tortilla, arroz con vegetales, etc. Que buen rato y, como no, nos ponemos hasta arriba.

Luego, caminamos ya con la barriga llena por las calles, visitamos mercados, y nos empapamos de la ciudad un poquito. En la tarde, Jose y Miriam se quieren acercar al mercado central pero yo no, me apetece ir a conectarme un rato a internet a la habitación aprovechando el wifi y hacer cosas pendientes. Más tarde, buscando un sitio para cenar, encontramos un local bastante agradable enfrente del río donde comemos spaguetti carbonara, unas alitas de pollo y una pizza (teníamos capricho de comer algo más occidental). Rico rico. Después de esto ya podemos ir a la cama felices y con el estómago lleno.

Image17 Image19 Image20 Image21 Image24 Image25 Lunes 20 de diciembre. Tras desayuno copioso nuevamente en el buffet de ayer, vamos en tuk tuk a las embajadas de Tailandia y de Vietnam. Míriam quiere extender su estancia en Tailandia por dos meses más, el trámite le es gratis esperando dos días. Nosotros en la de Vietnam pagamos 45 USD y nos lo dan mañana a las 11.30am. Después nos vamos de paseo y acabamos en el palacio real donde pagamos 6 dólares cada uno por entrar y visitarlo. Ya dentro nos pasamos más tiempo charlando con una pareja inglesa que hemos conocido que visitando, juas. Dentro del palacio está la pagoda de plata, donde tampoco es que lo disfrutemos mucho pues el suelo está cubierto por alfombras que impiden ver la plata del suelo, apenas unas pocas.

Image2Image4Image7  Image3  Image5 Image6 En la tarde, volvemos al mercado central y luego un centro comercial donde nos tomamos un helado y vemos las vistas desde la parte de arriba sobre la ciudad, o una parte al menos. En la noche, hemos quedado con la pareja inglesa para tomar algo. Llegamos algo tarde, nos hemos quedado un poco dormidos, ups. Pero apenas habían llegado también. Tomamos una copa y nos la pasamos charlando de todo con ellos, viajes, política, economía, cultura... en fin, que arreglamos el mundo. Ya son como la 1am y nos vamos a dormir.

Image16
Image18

En la mañana del 21 de diciembre, martes, son las 11am, negociamos con un tuk tuk que nos acompañe a varias actividades y lo cerramos en 15$ (5$ cada uno). Vamos a la embajada de Vietnam a recoger el visado que tramitamos el día anterior, a los Killing fields y al museo de la tortura del S21 Tuol Sleng. Y con esas que nos vamos a los Killing Fields, primera de las visita duras del día junto con el S21.

Image9Image8 
Choeung Ek se encuentra como a 15km de la ciudad y por lo tanto nos da la oportunidad de fijarnos en el tráfico (caótico pero ordenado), la gente (siempre sonrientes si les miras), las miles de motocicletas, los contrastes de menos a más pobreza a medida que nos alejamos del centro. Y llegamos a destino. Tras pago de 2USD por cabeza (esto es un poco raro teniendo en cuenta lo que estamos visitando, sería bueno saber a que se destina este dinero que recaudan) entramos. A lo primero te encuentras una especie de torre levantada como homenaje a los muertos en estos campos. Aquí, los Khmer rojos entre 1975 y 1979 con Pol Pot al mando, traían en camiones a las personas previamente torturadas en la prisión y lugar de interrogatorios S21. Desde hombres, mujeres y niños (sí, a los niños también los mataban para evitar la venganza de futuras generaciones), y creo que también 9 extranjeros. En esos años de genocidio murieron como unos 3 millones de camboyanos.

Dentro de la torre y en varios niveles tienes cráneos, huesos, ropas de vestir encontrados aquí en diferentes momentos ya sea en las fosas comunes o debido a las fuertes lluvias que sacaron a la superficie restos. El lugar no es muy grande pero lo que experimentas y sientes no es precisamente agradable, más bien al contrario. No me voy a extender más con la explicación.

Desde aquí nos vamos a la prisión S21, de vuelta en Phnom Penh. El complejo consta de 4 edificios de 3 pisos cada uno y con dos patios exteriores. El ticket de entrada, 2 USD más.

Image10Image11Image23Image22   Image12 Image13 

Lo que vemos son las distintas habitaciones donde te encuentras básicamente camas en estado lamentable con elementos varios de tortura y otros utensilios. Allí tenían lugar los interrogatorios y las torturas. Se ve algún cuadro colgado en la pared que muestra alguna imagen de las torturas. Después también visitamos habitaciones con celdas individuales, algunas de ladrillo y otras de madera. Dantesco. Hay un museo con imágenes de las torturas, herramientas usadas, caras de personas torturadas, los torturadores, historias concretas de algún superviviente y de algún trabajador de la prisión que cuenta su versión, etc. Fin de la visita, nuestras caras no muestran entusiasmo precisamente, ha sido suficiente por hoy.

Tras esto, volvemos a la zona de la guesthouse. Nos vamos de paseo preguntando por agencias cuanto cuesta el billete de bus hacia 4000 islas en Laos, nuestro próximo destino. Parece que nos va a costar unos 20 dólares aprox. Y se tardan como unas 11h. En la tarde, tras comprar finalmente dos boletos para la isla principal de Don Khong en 4000 islas por 19 dólares cada uno, rato de relax y internet.

Por la noche toca cena de despedida con Míriam ya que mañana nos separamos nuestros caminos. Cenamos en el mismo sitio del segundo día y nos metemos la nada despreciable cifra de 2 pizzas y de nuevo spaguetti carbonara. Una cena llena de risas, como siempre con Míriam, y amistad.

Es día 22 de diciembre miércoles. Salimos en bus sobre las 7am dirección 4000 islas, aquí nos despedimos de Míriam, ella se queda durmiendo en la guesthouse ya que son las 6.20am, se quedará un día más al menos para recoger su Visa de 2 meses para Tailandia y luego verá hacia donde va. Ha sido un placer conocerte y estamos en contacto, suerteeeee amiga!!! BOREL OF WARA!! CHOCOLATEEE

Por cierto, algo que nos ha acompañado no sólo en Phnom Penh sino también pasó en Siem Reap, en los templos, han sido los niños, siempre los niños, pidiéndote que si un dólar, que si comida, y en más de una ocasión pues les hemos dado cuanto hemos podido (que si un pan de molde, que si un sándwich mal preparado, que si lo que nos sobraba del buffet), es que te miran con una cara... aquí cada persona debe reaccionar distinto supongo, pero ha sido algo de lo que me / nos ha tocado la fibra sensible.

En fin, compramos algo de desayuno y bebida y nos subimos al bus. A Laos!! que está aquí al Lao.

1 comentari:

Anònim ha dit...

Hola August, espero que hagueu passat un Nadal bo i diferent!! Una abraçada ben forta i bona entrada d'any. Per altres se de les teves novetats i me n'alegro molt i molt, però abans de que es facin realitat espero poder donar-te un "achuchón" jeje. Petons,
Juls