Beijing, China

dissabte, 8 de maig de 2010

RIO DO JANEIRO E… ¡¡ILHA GRANDE!!

 

Llegamos a Rio!! La terminal está repleta de actividad, nos asaltan con los ofrecimientos de taxis, son cuatro casetas juntas de empresas distintas y cual competencia feroz te ofrecen el trayecto a Botafogo a precios distintos. Nos decidimos por la opción de 26R$ (hasta 40 nos hacían pagar…).
Taxista algo raro pero en todo caso ningún problema, llegada al hostel de la zona de Botafogo. A primera vista, cruzamos un poco la ciudad y vemos esa mezcla tan característica de Rio de barriadas (fabelas) en medio de los distintos barrios de la ciudad y ubicadas en las partes bajas de los morros. En general, más dejadez y desconcierto que en Sao Paulo. En fin, la calle y la zona de nuestro hostel es tranquila.
El hostel, normalito, no es de los que se genera ese ambiente que en ocasiones nos hemos encontrado, en todo caso, el poco que hay lo creamos nosotros para variar, jeje.
Rio de Janeiro 193_800x600 Río nos recibe con lluvia. Ohhh! Pasamos la primera tarde en el hostel, comprando en el supermercado para la cena y reposando un poco. 
El segundo día seguimos con lluvia, y con algún paréntesis, nos vamos de paseo a la playa de Botafogo, vacía por el mal tiempo, y luego hasta nuestra primera visita turística, el Pao do Azucar, ubicado en la cima de un morro (morro de Urca) a ras del agua, se necesita tomar un teleférico hasta dos veces (está a unos 500-600m de altura creo recordar) y ya arriba disfrutamos por vez primera de las vistas de una ciudad bonita y diferente. Se distingue las playas de Flamengo, Botafogo y Copacabana, distintos morros y zonas de fabelas, y hasta el cristo redentor que, vaya con la casualidad, está cerrado por reformas y por lo tanto no iremos a visitarlo. Por la tarde, más lluvia… eso sí, hemos encontrado un nuevo alojamiento con una pareja de CS en la zona de Santa Teresa (al lado de la zona de más ambiente de Río, Lapa) y a la tarde tomamos un bus (conductores locos, bruscos en la conducción y que jodido es entrar en ellos con el puto torno) dirección Lapa y llegamos caminando hasta la casa de Paula y Marcelo, una pareja curiosa (él enganchado a las TV series y demás en internet y ella que la pillamos en una época muy cansada, con agobios pero dispuesta a ayudar en cualquier caso). Couchsurfing rio Paula y Marcelo_800x600 El piso es un poco caótico y dormimos en el comedor, uno en el sofá que se despliega en una cama y el otro en un colchón en el suelo. En el piso también hay una chica de NYC, la cual nos dice que debemos ir con ella a ver una fabela ya que está genial, hay mucha vida y actividad en ella y no nos lo podemos perder. 
A la noche, es viernes, vamos con Paula por la zona de Lapa. Primero nos damos un paseo por toda su extensión y disfrutamos del ambiente de las calles, repletas de gente comiendo, tomando, escuchando música en vivo en distintos locales, es bastante curioso y auténtico. Finalmente entramos en un local (local valga la redundancia) con música en directo y con caipirinha de acompañamiento. La pasamos bien. Paula se va a dormir un poco antes que nosotros, que acabamos en un local de hip-hop con una gente que hemos conocido por la calle y donde a los 30’ ya nos cansamos y nos vamos para la camita.
Tercer día, a la mañana vamos a un mercado de comida situado a sólo unas cuadras de casa de Paula. Desde allí, nos vamos en bus hasta el Jardim Botánico, una visita muy agradable, lugar bastante grande y con incluso un lugar especial lleno de orquídeas de mil distintos colores y formas.    Rio de Janeiro 197_450x600Rio de Janeiro 302_800x600 Finalmente, acabamos yendo a la playa de Ipanema, aunque sea de tarde y oscureciendo, queremos ver el ambiente y la verdad que tiene buena pinta para el día siguiente que lo esperamos ya con sol.
Cuarto día, falla el plan que teníamos previsto con la chica de NYC para ir a visitar la fabela y nos vamos directamente a la playa de Ipanema, que pasada!!!  Día espectacular. Bastante gente, playa larga larga, olas fuertes, corriente fuerte. Bellezones esculturales y impartidos en la arena de todo, de futbito, volei, futvolei, volei con raquetas, etc. La verdad que nos encanta este primer contacto con la playa, hemos saltado las olas por encima y por debajo como niños. Alrededor de la playa, gente paseando, haciendo footing, bicicleta, un poco de todo.
A la tarde, bus y para Copacabana, eso si, el sol ya ha bajado y lo que hacemos es pasear y tomarnos nuestro primera caipirinha en la playita en Río en una terraza a la par que escuchando música brasileira en vivo.  

Rio de Janeiro 289_800x600 Rio de Janeiro 313_800x600 A la mañana del quinto día en Río, temprano nos vamos en taxi a la terminal de buses de Rodoviaria y tomamos un bus dirección sur (3h) hasta Angra dos Reis, y desde allí, un catamarán de 1h 15’ aprox hasta la increíble Isla Grande!! Como dice su nombre, grande, y muy muy verde y muy selvática.  

Ihla Grande 031_800x600 Teníamos claro que iríamos a verla, conoceríamos alguna de sus playas (Lopes Mendes para ser exactos, recomendada) que pasaríamos una noche y que al día siguiente por la tarde nos marcharíamos de vuelta a Río para tomar bus dirección norte hacia Salvador de Bahía. Nada más lejos de la realidad. Al llegar encontramos un hostel lindísimo, el Holandés, de HI situado en la parte alta del pueblo, Abraao, donde llegan tanto ferrys como catamarán o cualquier transporte marítimo a la isla.
Ihla Grande  174_800x533 Ihla Grande 029_800x600 La primera jornada de media tarde la pasamos en una playita situada a unos 15’ caminando de Abraao. Allí, primer baño. En el hostel, a la tarde-noche, conocemos a tres personas que acabarían siendo nuestra compañía habitual estos días en Isla Grande. Matías (Mati) , argentino de Buenos Aires, Sara y Katha, ambas hermanas alemanas de Bavaria, los tres van juntos y están de vacaciones una semana en la isla. También conocemos a un grupo de 4 chicas de Chile (estudiante de medicina) que resultan muy simpáticas y con las que compartimos charla y momentos agradables en el hostel y otra gente, buen rollito.  

Por la noche, acabo jugando a un juego de mesa llamado General con Mati, Sara y Katha tomando unas cervecitas y ya quedamos con ellos que al día siguiente nos vemos en la playa de Lopes Mendes. 

Segundo día en la isla, creo que es martes 4 de mayo. Desayuno y nos vamos para Lopes Mendes, para llegar son 2,5h de trekking por la isla, de constantes subidas y bajadas, rompe piernas, pasamos en el camino por otras dos playas, Palmas y Pouso, en esta última es donde se llega y se vuelve en bote hasta Abraao, el último de vuelta a las 17h. 

Por el camino conocemos a tres personas de Mar del Plata de Argentina con los que compartimos conversación y diversión hasta llegar a Lopes Mendes. Llegamos!! Es una playa grande, muy bonita y con unas olas también importantes, bueno realmente el agua parece tranquila pero de repente te vienen 3 olas seguidas que te quitan el hipo.
Ihla Grande  109_800x533 Ihla Grande  096_800x533 Ihla Grande  074_800x533 Nos encontramos efectivamente allá con Mati, Sara y Katha. La pasamos bien y nos volvemos todos en bote a las 17h, 45’ hasta Abraao. Bueno, no todos, Jose decide desafiarse y volver sólo y oscureciendo a medio camino (aquí oscurece a las 17.45h caminando otras 2,5h, eso si, lleva frontal que si no…
Y con todo, la isla nos atrapa, nos encanta, y decidimos alargar nuestra estancia, no sabemos bien hasta cuando, seguimos nuestro instinto. Al llegar al puerto de Abraao, con mis tres nuevos amigos (Jose está volviendo caminando como recordáis, si?) nos vamos a comprar la cena al mini super antes de que cierren (a las 20h) y nos sentamos en una terraza a tomarnos las primeras dos caipirinhas en la isla. Ohh, que buenas, y cargaditas. Vamos, que volvemos al hostel con una alegría que pa que. Cenita, risas, charla, más charla y para la cama.
Tercer día, y seguimos sumando, decidimos junto con Mati, Sara y Katha tomar un tour de ultimísima hora, 10.30h, de un día entero (hasta las 20h más o menos) que incluye la visita en bote a distintas partes de la isla, concretamente una gruta donde en una profundidad de 5m y con un espacio muy reducido se llega a una cavidad con agua con un efecto luminoso fluorescente y en donde te pones la máscara de snorkel y parece que al final de la visión que tienes debajo del agua empiece una nueva dimensión, que precioso! Eso si, no se puede traspasar de la roca hacia el Abyss porque la palmas, profundidad de 22m y fuerza de la corriente que entra y sale que te atraparía.   
Ihla Grande  289_800x533 Ihla Grande  222_800x533 La visita continua con paradas en las lagunas Verde y Azul donde aprovechamos para tirarnos al agua desde la embarcación y hacer snorkel. A la vuelta, bonito atardecer y paramos a comer en una playita donde hay un restaurante. La pasamos muy bien, nosotros y con el resto del grupo del bote y con el capitán al timón y guía, Fabricio.
De vuelta al hostel, esta noche prepara la cena Mati, unos gnoquis, joder con los gnoquis, buenísimos, y también muy consistentes, jaja. Aixxx, que bien lo pasamos y que bien estamos en el hostel, que incluso tenemos nuestras hamacas para relajarnos del estrés acumulado durante el día, que mala vida…
Ihla Grande  345_800x533 Cuarto día, jueves. Un día especial. Empieza con el desayuno habitual a base de trozo del pastel del día, fruta (papayas, melón, sandía), pan de molde con queso y mermelada, jugo de frutas (no muy buenos). Nos vamos de caminata, serán 2,5h de ida y de vuelta (esta vez no hay posibilidad de bote), trayecto menos duro que el de Lopes Mendes pero con una subida constante en la primera mitad de la misma, y en progresiva bajada hacia la playa de Dois Rios, lugar donde desembocan dos rios, uno a cada lado de la playa.
Llegamos alrededor de las 12.15h. Jose no se encuentra bien (gripe?) y la verdad no puede disfrutar de la belleza del lugar (ánimo nen). En el lado derecho de la playa la verdad que meterte en el trozito de mini playita de agua dulce y contemplar la inmensa montaña que se ve de la isla no tiene parangón, una pasada!. Pasamos el día, nos bañamos, tomamos el sol, dormimos un poquito y sobre las 16.30h (tarde!!) nos vamos. Digo tarde porque la vuelta se nos hace eterna, tenemos que hacer la mitad medio a oscuras (suerte de nuevo de los frontales) pero por fin llegamos a las 19h a Abraao y para el hostel que toca duchita antes de la cena.
Hoy cenamos en un restante de crepes en la playa. Acompañado de… sí, lo habéis adivinado, de caipirinha, jaja. El crepe, buenísimo. Nos quedamos con hambre y junto con Mati, Sara y Katha (para variar, jeje) vamos a una pizzeria y compartimos pizza con… pues eso. Finalmente, llega la NOCHE, en mayúsculas. Bar situado en la playa al lado del agua, imaginaos, música en directo, reggae, y dale dale Maradona… a bailar, tomar, hasta altas horas, para enmarcar.  

Ahora si que sí, último día, viernes 7 de mayo. Nos vamos en el catamarán de las 17h, así que nos da tiempo a ir a una última playita denominada Abraizinho, situada a sólo 15’ del city center. Allá toca despedida con mis tres amigos, me da mucha pena, les he cogido mucho cariño a los tres. Despedida de mis amigos, del hostel, de la isla… han sido unos días la verdad que espectaculares y muy especiales.
En fin, con el cansancio acumulado y un poco de tristeza volvemos en el catamarán y en Angra dos Reis tomamos el bus de las 19h para Río. Llegamos a las 22h con la mala noticia que no podemos empalmar bus hacía Salvador hasta la mañana siguiente, a las 10.30h o sea que aquí me tenéis, cual Tom Hanks, viviendo en la terminal desde las 22h del viernes hasta las 10.30h de la mañana del sábado. Duro de cojones. Seguimos contando, eso es todo por ahora.

1 comentari:

merivendri ha dit...

Nen, quina enveja! Jo també vull una setmaneta a Illa Grande! Ai, disfruta molt i molt! Bessitos!