Beijing, China

dissabte, 22 de maig de 2010

Morro de Sao Paulo (Bahía), fin etapa Brasil

 

Morro de Sao Paulo 023_800x533    Una vez en la isla, subimos una cuesta cortita pero super empinada con los mochilotes y digamos que entramos en el pueblo de Morro. Se trata sobre todo, de cara a los turistas, de una calle principal de arena que es por donde tiene lugar toda la actividad turística, es decir, tiendas, restaurantes, pousadas, agencias de tours, etc.

Tenemos al final de la calle una bajada pronunciada que nos lleva a la praia (playa)Morro de Sao Paulo 059_800x533 1, si seguimos la calle principal pasamos a la praia 2, que es donde se concentra la night life en Morro, llena de restaurantes, puestos de venta de sucos y caipirinhas, unas tiendas más, muchas pousadas de diferentes precios. Al final de la praia 2, hay la continuación del camino y entramos en la praia 3, que es mucho más tranquila y donde básicamente tenemos algunas pousadas más (dicen que básicamente es la zona de pousadas para gente de Israel, cierto, pues haberlos haylos y incluso los carteles de algunas pousadas están en hebreo) y praia también desde donde salen Morro de Sao Paulo 055_800x533algunos tours para por ejemplo dar la volta a l'Illa en un día. Finalmente, al final de la praia 3, entramos a la praia más lejana y también la más larga, la praia 4. Lo que acabo de contar, sobre todo las dos primeras playas es donde se concentra toda la actividad principal turística de Morro.

En fin, nosotros, un poco cansados, decidimos instalarnos para la primera noche en el pueblecito principal de la praia 1, en una pousada donde pagamos 55R$ por noche en habitación con baño, TV y nevera para los dos, aunque tiene realmente 3 camas. No hay casi nadie en la pousada.

Morro de Sao Paulo 025_800x533Nos vamos a dar una vuelta para conocer esto de las praias del lugar e investigar un poco en busca de otra pousada diferente y con internet (wifi) pues la nuestra no tiene. Con esto que pasamos por delante de un bar con terraza donde hay “happy hour”, jaja, de 18 a 20h, hmmm, interesante, no? Nos quedamos con el sitio en la retina.

Después del passeio (paseo) decidimos que nos gusta una pousada muy tranquila de la praia 3 que tiene wifi, piscina de dimensiones muy reducidas pero piscina al fin y al cabo, hamacas delante de cada habitación, un loro, todo por 25R$ cada uno por noche con café de manyá (desayuno) incluido. Hechos los deberes, volvemos a nuestra pousada y decidimos casualmente aprovecharnos de la happy hour del bar y nos sentamos en la terraza. En fin, que caen algunas caipis, y después con la alegría nos vamos a comer una pizza en otro restaurante que tiene una promoçao (promoción) que parece interesante e incluye... caipirinha gratis, jeje.

Bueno, la noche no da más de si, ha sido beber caipis porque si, porque nos gusta. A dormir!

Segundo día, cambio de pousada. La única nota no positiva de ésta, es que no hay gente, sólo una pareja de Israel. Esto quita un poco de vidilla al lugar, pero es que estamos en temporada más bien baja y se nota no sólo en la pousada sino en general. Nos vamos de passeio de nuevo, como una especie de beach trecking, a caminar por la arena, durante como 2h hasta el final casi de la praia 4, como nota curiosa está el tema de la marea en este lugar. Sube y baja más de una vez al día y de una forma considerable, tanto, que a la vuelta del paseo me encuentro pasando de la praia 4 a la 3, con el agua hasta más arriba de la cintura por el camino que había venido, brazos en alto con mis havaianas (sandalias) y la toalla. El paseo estuvo hermoso, viendo algunos hoteles realmente bonitos en partes de la playa más bien sin gente, luego un hombre con un burro vendiendo agua de coco, caballos que pasaban al galope, algún 4x4 o tractor.

A la tarde, tranquilidad, sólo a la noche me voy un rato a una fiesta que había en la praia 2, claaaaro, en la arena con puestecitos en forma de cuadrado donde te venden fruta, comida y las caipis ya sean de lima, u otras frutas. En medio, la fiesta. Hasta la 1h prácticamente vacío. Básicamente, gente del lugar bailando y viendo por donde iniciar el ataque con las chicas extranjeras, la mayoría, como decía, de Israel. Ahh, y yo, que me retiro temprano.

Morro de Sao Paulo 061_800x533 Morro de Sao Paulo 064_800x533 Morro de Sao Paulo 090_400x600 Morro de Sao Paulo  083_800x600 Tercer día, después del desayuno, muy agradable y completo por cierto, hacemos el primer intento para hacer la excursión de la volta a l'Illa, que es de 9.30am a 17h e incluye paseo con lancha rápida y guía por distintos lugares dando literalmente la vuelta a la isla, visitando unas piscinas naturales para hacer snorkel, visitando alguna playa de la isla de Boipeba, un bar flotante donde puedes hacer degustación (pagando) de ostras, y el pueblo de Cairu (segundo pueblo más antiguo de Brasil de estilo colonial) para acabar de nuevo en Morro.

Que sucede... lluvia!! Se cancela la excursión hasta el día siguiente. Pasamos el día de relax en la pousada y a la noche mientras nos disponemos a cenar conocemos a tres chicas, dos de Donosti y una de Santander pero que también vive en Donosti, las tres son residentes en el hospital de Donosti. Cenamos juntos los cinco. Luego, resulta que hay una fiesta precisamente en la praia 2, donde nos encontramos y en la pousada de las chicas, Funny, que es precisamente el lugar que organiza esta fiesta. Pallí que nos vamos. Bebemos, bailamos, la pasamos muy muy bien!

Cuarto día, 15 de mayo, resulta que nuestras nuevas amigas españolas también habían reservado la misma excursión con la misma agencia que nosotros por lo que a la mañana nos vemos en la misma caseta del día anterior y en la misma situación, lluvia... se cancela por segunda vez!! Pues a la pousada que nos vamos a dormir. Los días se suceden como una rutina. Te levantas, desayuno, vas a intentar hacer la excursión, no puedes, lluvia, pousada, relax, pasan las horas, a las 17.30h ya se hace de noche, y te encuentras que ya toca ir a cenar y prepararte para las caipis y un poco de baile. Que estrés!!! Jajaja. Añadir que en un par de días, ya conoces a la mitad de la gente que transita por la isla, y ellos a ti, como por ejemplo los de los restaurantes de la praia 2 que siempre intentan atraerte con las promoçaos y te acabas haciendo colega de algunos.

La noche, de nuevo cena con las chicas en otro lugar que teníamos echado el ojo, con una BBQ brasileira de carne y la primera caipi gratis para variar. Hoy la fiesta es en la zona del forte (justo en un cerro que hay al llegar al puerto), llegas por un camino que nunca pensarías que nos dirigimos a una especie de disco tipo … Ibiza!! Juas. Eso si, llueve por momentos, suerte que hay zonas cubiertas que si no. Nos retiramos no muy tarde, serían las 3 que al día siguiente hay que... volver a intentar hacer la pu … a excursión.

Morro de Sao Paulo  088_800x600 Finalmente, a la tercera va la vencida. Y eso que el día tampoco es que esté muy pallá, pero suficiente para que decidan que vale la pena salir. En fin, los cinco, más otras 15 personas más o menos, nos vamos en una lancha rápida hacía las piscinas naturales. Esta parte del trayecto estamos ante mar más abierto y no veas los botes que pegamos con la lancha. De hecho, dos de las tres amigas se nos ponen algo malas. Ya en las piscinas, llueve... pero bueno, sin la mejor visión para disfrutar de los peces, a nadar y mirar coral y pececitos. Segunda parada, y después de sortear un banco de arena haciendo un par de volantazos impresionantes nuestro experto conductor, en una playa de la isla de Boipeba, a la cual tenemos visita a la villa de Boipeba. Un pueblecito muy lindo la verdad, dentro está toda la gente como de preparativos de fiesta, la plaza principal engalanada, nos mezclamos con los lugareños, incluso vamos a un lugar donde nos muestran vestidos típicos del ritual del candenblé (un ritual religioso), música, la comida típica, interesante!

Seguimos con la visita al bar flotante y ya navegando como por canales (sin oleaje) donde en mi caso pruebo una ostra, Morro de Sao Paulo  091_450x600 la típica con lima eso si, y otra gratinada que me ofrecen una amable y simpática pareja brasileña. Muy buenas las dos, me quedo con la gratinada, rica rica!

Finalmente, volvemos con un poco más de lluvia en el trayecto hasta Morro.

A la noche, cena tranquila, y nos retiramos pronto a la cama. Para el día seis, 17 de mayo, toca despedida con las chicas, se vuelven para España. Suerte y hasta luego! Hacía el mediodía decido hacer una excursión por mi cuenta, camino por la playa desde el puerto dirección al pueblo de Gamboa (por el otro lado que el de las praias digamos). A medio camino, a unos 35' está un lugar donde te untas una arcilla rojiza por el cuerpo junto el barro y te tienes que esperar una media hora hasta que la piel se te pone blanca, momento en el cual te metes en el agua y listo, divertido, en el lugar conozco a un chico y dos chicas de Israel (que sorpresa, eh?) y me junto con ellos, nos vamos hacia Gamboa, bonita playa, y desde allá nos volvemos para Morro esta vez con barco (2R$) ya que la marea ha subido y es peligroso volver por el mismo camino que he venido.

Morro de Sao Paulo  109_800x600 Morro de Sao Paulo  116_800x600 Llegamos a Morro y como con ellos en un restaurante muy local, metido en unas callejuelas cercanas a mi pousada, por un precio mucho más reducido que los restaurantes de primera linea de mar de la praia 2 para entendernos. Comemos los cuatro por 40R$, diez por barba, es decir, como algo más de 4 euros cada uno, y se trataba de un buen plato con arroz, ensalada, feijo (legumbres con una salsa oscura), pollo empanado encebollado, con bebida incluida.

La tarde pasa tranquila, con los de la pousada ya casi somos colegas, de hecho, nos regalan unas camisetas sin mangas de la pousada con las que nos hacemos una foto y se la ponemos de fondo de escritorio del pc donde los clientes se conectan a internet. Como anécdota, os digo que los dos últimos días estamos solos Jose y yo en la pousada, lo que oís. Noche de cena en una terraza tranquilitos y a morir en la cama.

Día 18 de mayo, toca despedida de la isla, fue un placer, mucha tranquilidad, quizás demasiada? Pero estuve bien, a no ser porque el tiempo no acompañó, los mejores días el primero y el último, el que nos vamos, manda huevos. En fin, que de nuevo, barco, onibus por dos veces y ferry para llegar de nuevo a Salvador, taxi y llegada de nuevo a casa de Grayce, nuestra ya amiga que nos espera con los brazos abiertos. Esta noche, cena en casa con Grayce y una amiga suya, Manuela.

Cenamos Biju, como unas crepes pero hechas de goma de farina y sal, luego relleno al gusto. Y caipirinha, como no, jeje. La pasamos muy bien. Gracias por todo Grayce!!

Al día siguiente, nuevamente despedida y para el aeropuerto de Salvador. Vuelo a Sao Paulo, dos horas y pico y llegamos a Guarulhos, desde allá transfer incluido hasta Congonhas, el otro aeropuerto y donde cerca viven Guther y Renata. Llegamos a primera hora de la tarde, reencuentro emotivo, para la cena nos han preparado cena brasileira, una torta de frango (=pollo) increiblemente buena, de postre, me chupé los dedos con los trozos de platano bañados en chocolate, leche condensada y mantequilla mezcladito calentito, nyam nyam!! Gracias Renata, I love you!!

En fin, despedida de nuestros amigos y del perrito Chichilo, y vuelo a las 8.25am desde Sao Paulo a Lima, nos vemos en Perú amigos.Morro de Sao Paulo 038_800x533 Morro de Sao Paulo  075_450x600

2 comentaris:

meritxell ha dit...

Vols dir que tanta caipirinha és bona? ja ja ja! Beijos! merivendri

Lídia ha dit...

Nen, per enèsima vegada, quina enveja! Jo només passaria de les ostres (puajjj) i de les picades que veig en aquests peus amb xancletes... Però de caipirinhes no en passaria ni una, jajaja!